El cerebro es el “jefe”. No hay discusión posible. Él se encarga de enviar las órdenes necesarias al resto del cuerpo para un funcionamiento óptimo.

Además, en él reside la memoria. Una cualidad básica. Sin ella, estarás de acuerdo, todo lo demás cojea. Y es la gran olvidada (permítenos el juego de palabras).

En lo relativo a alimentación, siempre pensamos antes en alimentos que nos aporten fuerza o energía, que nos ayuden a mantener el peso, que mejoren nuestra digestión…Pero ¿Y nuestra memoria? ¿Por qué la dejamos de lado? Cuanto mayor sea la calidad de nuestra dieta, mayor será una mejor función cognitiva asociada.

¿Sabías que hay alimentos que pueden ayudarte a mantenerla e, incluso fortalecerla? Sí, los alimentos que ingerimos influyen en nuestra memoria, tanto a largo, como a corto plazo. Es más, una dieta basada en grasas saturadas, que no incluya vitaminas, proteínas o minerales, afectará a tu sistema cognitivo considerablemente.

Hoy, te desvelamos algunos de ellos y te hablamos de sus propiedades.

7 Alimentos que mejoran la memoria

  1. Verduras verdes: Lechuga, col, espinacas…Seguro que se te ocurren unas cuantas ¿verdad? Son ricas en vitaminas C,E, A y K. Estas te ayudarán  a mantener tu memoria y capacidad cognitiva a máximo nivel.
  2. Plátano: Potasio (todos lo sabemos), magnesio, vitamina C, B6…Todas ellas aumentarán tu capacidad de concentración y mejorarán tu memoria ¡Y lo ricos que están los plátanos! ¡No tienes excusa!
  3. Frutos secos: Su alto contenido en Omega-3, vitamina E y magnesio los convierten en el compañero de viaje ideal en lo que a nuestra memoria se refiere. Además, su gran aporte de vitaminas, aportarán a tu cerebro la energía necesaria para tu día a día.
  4. Pescado azul: Fósforo y Omega-3. El primero, fortalece la membrana de tus neuronas. El segundo, protege frente a la degeneración cognitiva.
  5. Frutos rojos: Vitamina C, flavonoides, polifenoles, ácido fólico, minerales y antioxidantes…Una combinación perfecta para tu memoria. Además, tienen efecto antiinflamatorio… ¿Has probado ya los arándanos? ¡Están riquísimos!
  6. Cereales: Además de digestivos, poseen características que ayudarán a que tu cerebro y sus capacidades estén siempre al máximo. Por ejemplo, la avena, es muy rica en fibra y con un aporte de azúcares saludables que le vendrán genial a tu memoria. Prueba también a incluir en tu dieta otras fuentes de hidratos como el trigo, el arroz integral o la quinoa.
  7. Lentejas: Seguro has escuchado hablar sobre sus bondades desde tu más tierna infancia ¿nos equivocamos? Eso de que son ricas en hierro, no se le escapa a nadie. Pero ¿Sabías que además, contienen vitaminas, fibra y zinc? ¡Tu cerebro y el resto de tu cuerpo te agradecerán que las consumas, al menos, una vez a la semana!  Potenciarán tu energía física y mental y ¡Oye! ¡Es un plato delicioso!

¿Qué tipo de dieta afecta negativamente a mi cerebro?

Al igual que te contamos qué alimentos pueden beneficiar a tu memoria y a tus demás funciones cerebrales, también vamos a hablarte de aquellos que pueden acelerar la degeneración cognitiva.

Tu memoria, a corto (lo que hiciste ayer) o a largo plazo (lo que te regalaron en tu vigésimo cumpleaños), se verá afectada por una dieta pobre en ciertos alimentos y rica en otros. Te contamos:

Los siete alimentos que te hemos mencionado en el apartado anterior, deberían ser imprescindibles semanalmente. Los que apuntamos a continuación, deberían desaparecer de tu dieta por completo (Vale, aceptamos ocasiones especiales, pero nada más):

  • Bollería.
  • Pizzas congeladas.
  • Frituras (Pásate a la plancha).
  • Productos precocinados.
  • Aperitivos (Tanto salados como dulces).
  • Margarina
  • La mayoría de las “fast-food” del mercado (hamburguesas, pìzzas, kebabs…)
  • Palomitas para microondas (Mejor compra el maíz en grano y prepara tus palomitas en una cazuela con AOVE – Aceite de Virgen Extra-).
  • Dulces varios: Caramelos, gominolas…
  • Helados.

Sí, la lista de los alimentos que perjudican a tu cerebro es mayor a la de aquellos que le aportan beneficios. Como en todo… Pero merece la pena dejarlos de lado y centrarnos en los que nos ayudan. No hay vuelta de hoja.

Y sobre todo, te pedimos tener una atención especial en lo relativo a alimentación en los niños. Los hábitos que tú les inculques desde pequeños, serán los que tengan de adultos. La alimentación que tengan en su infancia, sentará las bases para su salud futura, tanto mental como física. Y recuerda…ellos se mueven por imitación. Lo que tu hagas, harán, porque lo así lo sentirán.

Consejos extra

Y ahora vamos con algunos consejos extra para mejorar tu capacidad cognitiva y la de los tuyos:

  • Recuerda que una alimentación sana para tu cerebro, ayudará también a rebajar tus niveles de estrés.
  • No descartes de tu dieta todas las grasas. Solo las saturadas o trans. Las grasas vegetales, por el contrario, te aportarán nutrientes indispensables para tu salud mental.
  • Siempre, indispensable …Hidratación. No solo tu cerebro, todo tu cuerpo lo necesita…y es de gran importancia para que tu organismo goce de salud y no tenga carencias. Un estilo de vida saludable empieza por una hidratación idónea.

Ejercitar la memoria

Y no solo la alimentación es importante para tu cerebro. Hay que ejercitarlo.

Sales a correr, haces yoga, haces senderismo los fines de semana… ¿Quizás kitboxing o natación?

El cerebro necesita ejercitarse igual que los pulmones o los músculos.

ejercitar la memoria

 

Con el paso de los años, la mente se va desgastando. Sufre de cansancio, como cualquier otra parte del cuerpo. Y entonces, deja de funcionar a pleno rendimiento. Pero, si la ejercitamos, podemos detener esa degeneración. ¿Cómo? ¡Te lo contamos!

 

  • Cambia tus hábitos: Deja de ir por el mismo camino a tu trabajo o a recoger a los niños del colegio. Tu cabeza no realiza ningún esfuerzo porque lo tiene interiorizado. Obliga a tu cerebro a poner atención en una nueva ruta.
  • El juego de las matrículas: Suma mentalmente las unidades de las matrículas de los coches que te cruces (Ej: 77620= 22).
  • El juego de la M (o de la letra que te apetezca): Fija una letra y localízala en tu día. En cartelería, el TV, en revistas, en folletos publicitarios. Obligarás a tu cerebro a estar alerta.
  • Recuerda tus sueños: Generalmente no recordamos lo que soñamos y no le damos mayor importancia. Pero si nada más levantarte, mientras desayunas, haces un ejercicio de memoria, seguramente tu mente recupere para ti los sueños de la noche anterior (quizás solo parte de ellos, pero algo es algo).
  • Sumas y restas: Básicas. ¿Qué hora es? Las 12:05h…12-5= 7. Cuando te encuentres con dos cifras, intenta sumarlas o restarlas.
  • Memorizar: Memoriza al menos una frase al día. Cualquier cosa. El titular de una noticia, un mensaje que te ha enviado tu madre o lo que te ha dicho la cajera del super al despedirse.
  • Deja la mente en blanco: Sí…no pensar en nada. Darle un descanso. Le vendrá genial.

Y además de todos estos trucos, puedes probar con ejercicios online.

¿Hay algo más que me ayude a mantener mi cerebro en forma?

¡SÍ! Te hemos hablado al principio sobre los mejores alimentos para fortalecer tu memoria y capacidad cognitiva y cuáles son las propiedades que poseen para tener esa función. Y ahora, te contamos cómo puedes aumentar la ingesta de esos nutrientes y asegurarte que tu cerebro seguirá al 100%:

Existen nutracéuticos, elaborados con ingredientes totalmente naturales, que te ayudarán en este y otros sentidos…

¿Aún nos has probado AqCognitive?