Si bien hasta hace unos años eran pocos los que le daban a la alimentación la importancia que realmente tiene, hoy en día todos estamos concienciados al respecto. Nuestro cuerpo es una máquina perfecta, pero necesita que lo cuidemos y mimemos para poder funcionar al 100% de sus posibilidades. 

Por eso, hoy queremos darte 7 consejos nutricionales que te ayuden a mantener una dieta sana y equilibrada. Para ti y para los tuyos. 

¡Toma nota! 

 Consejos nutricionales: 

  1. HIDRATACIÓN

El agua aporta energía, elimina toxinas y ayuda a que tus riñones funcionen a pleno rendimiento. 

Se recomienda beber entre 2 y 3 litros de agua al día. Seguro que ya lo sabías. Pero ¿Sabías que esa cantidad cambia dependiendo de la persona y de sus características? Es decir, una mujer embarazada, un niño de 8 años y un bebé de 6 meses no deben tomar la misma cantidad de agua al día. La EFSA (European Food Safety Autorithy) realizó una tabla con los niveles de consumo de agua por persona y día, dependiendo de su edad, sexo, etc… 

En este punto, te recordamos que en las cantidades de ingesta de agua diarias recomendadas, también se incluye el agua que llevan los alimentos. 

2. TÉCNICAS CULINARIAS SALUDABLES 

No solo lo que consumes es importante para tu cuerpo, si no también cómo lo consumes. Estaremos de acuerdo en que no es lo mismo comer pollo asado que frito ¿Verdad?  

Nuestro consejo es que procures hacer tus platos hervidos, en el horno o a la plancha. Además de conseguir comidas saludables, te llevará menos tiempo su preparación y mancharás menos ¡Todo son beneficios!  

Y no, cocinar así no tiene por qué ser menos sabroso. Todo depende del cariño que le pongas al cocinar. Te animamos a buscar recetas saludables y llevarlas a cabo ¡No te arrepentirás! 

 3. TU CUERPO TAMBIÉN NECESITA GRASAS

Pero ¡ojo! Hablamos de grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas. Descarta las saturadas. Las primeras son sanas e incluso ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. ¿Dónde encontrarlas? En pescados, AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra) o en los frutos secos, por ejemplo. 

  1. FRUTAS Y VERDURAS

Sí, lo sabemos…lo has escuchado millones de veces. Pero es que cuando el río suena agua lleva…Y las frutas y verduras, llevan además (que también agua), minerales, vitaminas y fibra. Todos tus órganos te agradecerán su consumo. 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda al menos 400gr. diarios, que puedes distribuir entre fruta fresca, zumos o verduras a la plancha.  

  1. FIBRA

La fibra se hará cargo de mantener tu sistema digestivo activo y sano, así como de controlar tus niveles de colesterol y azúcar en sangre.  

Como te decíamos en el consejo anterior, la puedes encontrar en frutas y verduras, pero también en las legumbres, por ejemplo. Y, por supuesto, cambiando  los arroces, panes, harinas o pastas, por integrales. 

  1. ¡CUIDADO CON LOS AZÚCARES!

Su consumo excesivo, además de provocar sobrepeso, puede derivar en enfermedades como la diabetes. No te hablamos de los azúcares naturales presentes en alimentos como las frutas, si no de aquellos que contienen los refrescos, la bollería procesada e incluso del azúcar blanco de que todos tenemos en casa para ponerle al café. Procura no consumirlos a diario y, cuando lo hagas, con moderación.  

  1. UN CLÁSICO, EVITA LAS BEBIDAS ALCOHÓLICAS

Hígado, riñones, corazón o páncreas pueden verse seriamente perjudicados por el abuso del alcohol. No es ningún secreto. Pero creemos que es importante recordarlo… 

CONSEJO EXTRA: ¡MUÉVETE! La Actividad física, es el complemento ideal para una alimentación sana. Con un paseo de 30 minutos al día es suficiente. Tu cuerpo te lo agradecerá y notarás la mejora enseguida. 

Y en un post relacionado con la nutrición saludable, no podemos dejar de hablarte sobre la pirámide alimenticia ¡Sigue leyendo! 

 

Pirámide alimenticia. ¿qué es? ¿cómo interpretarla? 

La pirámide alimenticia (o nutricional) se viene utilizando durante años para mostrar de forma fácil y muy gráfica los niveles en los que se encuentran los diferentes alimentos y cómo y cuánto deben consumirse dependiendo de cuáles sean. 

Seguro que ya la tenías en mente…Habrás visto esta imagen miles de veces. Pero ¿Te han explicado alguna vez a fondo cómo interpretarla? 

¡Pues aquí vamos!  

Estructura de la pirámide alimenticia: 

piramide nutricional

Su forma triangular, está pensada para que de forma rápida y visual, puedan diferenciarse los distintos tipos de alimentos, su categoría y la cantidad y frecuencia en la que deben de ser consumidos.  

Por eso, en la base, encontramos los hábitos saludables que debemos incluir en nuestro día a día sin discusión. A medida que la pirámide va subiendo, nos va mostrando qué alimentos consumir, cómo y cuánto. La frecuencia de consumo va bajando, hasta llegar a la cúspide, donde se encuentran los alimentos de consumo ocasional y, por supuesto, opcional, porque de no consumirlos, nuestro organismo no tendría ninguna carencia. Es más, su consumo desmedido puede provocar desequilibrios en nuestros niveles nutritivos.  

Ahora que tenemos clara la estructura…Te explicamos uno a uno todos sus niveles: 

  • PRIMER NIVEL. Es la base de la pirámide. Como ya te adelantábamos, se encuentran los hábitos saludables recomendados: Formas de cocinar, agua a consumir, actividad física, equilibrio emocional… 
  • SEGUNDO NIVEL:   Aquí se sitúan los hidratos de carbono. Son los encargados de aportar energía a tu cuerpo. Cereales, pan, pastas, harinas…Y ¡recuerda! Como ya hemos mencionado en la primera parte del post, procura que sean integrales. 
  • TERCER NIVEL: Frutas y verduras. Ya hemos hablado de su importancia. Y nos reiteramos. Sabemos que lo sabes. Además ¡Son el snack perfecto para tomar entre horas! Saludable y nutritivo. 
  • CUARTO NIVEL: Vamos con los lácteos y demás proteínas. En cuanto a los primeros, sí, son una fuente ideal de proteínas, pero contienen mucha grasa. Así que hay que limitar su consumo. Carnes y pescados te aportarán el resto semanalmente. Consúmelos, alternados, al menos tres veces por semana. 
  • QUINTO NIVEL: Carnes rojas, embutidos, queso… ¡Qué buenos están! Pero su consumo no ha de ser diario. Contienen muchas grasas. Son alimentos de consumo esporádico.  
  • SEXTO NIVEL: Y llegamos a la cima. Aquí están todos esos que tanto nos gustan pero que tan mal nos vienen: bollería, refrescos, snacks envasados (patatas fritas, etc), chucherías varias (gominolas, caramelos…). Sí, algunos son irresistibles, lo reconocemos. Y no tienes por qué eliminarlos de tu dieta por completo. Puedes darte un lujo de vez en cuando…pero ¡de vez en cuando solo! 

En este post has leído cosas que ya conocías de oídas, pero ahora has podido profundizar sobre ellas. Ahora sabes de la importancia de una nutrición saludable.  

Qué comes y con qué frecuencia… no es ninguna broma.  

Y para finalizar, solo recordarte que para suplir carencias nutricionales existen complejos nutraceúticos como los de Aoralife, que aportarán a tu organismo aquello que más necesite.