A veces, llegamos al final del día con la energía por los suelos. No podemos con todo, vamos acumulando tareas, preocupaciones, estrés… Y aparece la ansiedad.

¿Qué empieza a pasarle a nuestro cuerpo entonces? Que el sistema nervioso continúa trabajando mientras dormimos y eso se traduce en un sueño poco reparador.

Pero eso no es todo.

Debido a esa falta de descanso, empezamos el día sin energía y eso nos genera más ansiedad.

Y así, nos vemos envueltos en una espiral que, poco a poco, va reduciendo nuestros niveles de vitalidad.

¿Sabes a lo que nos referimos?

Pues bien, en Aora Life queremos que disfrutes la vida sin que nada te pare. Por eso hoy te vamos a dar algunos consejos para aumentar tus niveles de energía y reducir la ansiedad.

9 consejos para reducir la ansiedad y el cansancio

 

9 Consejos para reducir la ansiedad y el cansancio

 

1 – Realiza actividad física

Realizar actividad física no solo te ayudará a rebajar los niveles de ansiedad y de estrés.
Es sabido que, cuanta más energía gastamos durante el día, más energía producimos de noche. Por eso, si practicas deporte de manera regular y te mantienes activo, poco a poco te irás sintiendo mejor y con más vitalidad.

Pero… ¡Ojo! Procura hacerlo al menos 4h antes de acostarte para que tu cuerpo sea capaz de bajar revoluciones antes de entrar en un estado de relajación y descanso.

2 – Empieza el día con un buen desayuno

Nada de un café con leche y a volar. Todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día y por eso debes asegurarte de que contenga todos los nutrientes que necesitas.

Incluye frutas, cereales y proteínas en tu desayuno para mantener los niveles de glucosa que te proporcionarán la energía que necesitas para empezar a funcionar.

3 – Cuida tu descanso

Como ya hemos visto antes, disfrutar de un descanso reparador es primordial tanto para rebajar los niveles de ansiedad, como para reducir la sensación de cansancio.
Para conseguirlo, te recomendamos que establezcas unos horarios de descanso (no esperes a tener sueño para irte a dormir) y recrees un ambiente propicio para ello:

● Utiliza luces tenues, a poder ser amarillas o rosadas.
● Evita la exposición a las pantallas.
● Sitúa tu dormitorio en un lugar tranquilo y poco ruidoso.

Todas estas acciones te ayudarán a mejorar la calidad de tu descanso.

4 – Limita el consumo de alcohol y cafeína.

No te gustan las limitaciones, lo entendemos. Pero, debes saber que este tipo de sustancias son tóxicas para nuestro organismo y nos suponen un gasto extra de energía para procesarlas.

Y, claro está, si las ingieres en según qué horarios, además de consumir tu energía, pueden interferir negativamente en tu descanso.

Nuestro consejo es que los sustituyas por infusiones de hierbas. Son mucho más saludables y te puedes beneficiar de todas sus propiedades.

5 – Detecta la causa de tu ansiedad

Si eres capaz de identificar el causante de tu ansiedad será más fácil poner remedio.

Por ejemplo, si lo que te preocupa es no ser capaz de llegar a todo, puedes aplicar estrategias como la calendarización, la técnica pomodoro o el trabajo por bloques para mejorar la gestión de tu tiempo.

6 – Apóyate en la aromaterapia

Está comprobado que los aceites esenciales poseen propiedades curativas y, al ser inhalados, pueden calmar nuestra ansiedad.

Aceites como el de lavanda, el de bergamota o el de flor de naranjo son ideales para estos casos.

Puedes encender una vela perfumada o utilizar un quemador de esencias ¡No olvides incluirlo en tu rutina nocturna de preparación para el sueño!

7- Escucha música relajante

Las músicas instrumentales como la música clásica, la india o la celta son buenas opciones para desconectar de lo que nos rodea y concentrarnos en el aquí y el ahora.

Su sonido nos relaja, reduce la tensión arterial y provoca un descenso del ritmo cardíaco.

Si no te gusta este tipo de música, puedes escuchar sonidos de la naturaleza, que también funcionan.

escucha-musica-relajante

8 – Realiza cinco comidas diarias

Las comidas copiosas consumen mucha energía para realizar la digestión, por eso es recomendable realizar comidas ligeras, pero más veces al día. Cada 3 o 4 horas aproximadamente, es decir, unas cinco comidas en total.

Así nos aseguramos de mantener nuestros niveles de energía durante todo el día y no entramos en ‘jaque mate’ por una digestión pesada.

Y muy importante…¡Nada de acostarse con el estómago lleno! Procura cenar algo ligero al menos una hora (o dos) antes de irte a la cama.

9 – Pasar tiempo con animales

Puede que este punto te sorprenda, pero hay estudios que confirman que tener una mascota puede ser beneficioso para la salud mental de las personas, así como para reducir los niveles de ansiedad.

Además, tener un ser vivo a tu cargo fomenta la actividad física, lo que nos llevaría de vuelta al punto 1.

pasar-tiempo-con-animales

Consejos extra

 Como viene siendo habitual, volvemos a la alimentación para mitigar nuestras dolencias y, en este caso, te recomendamos la ingesta de hidratos de carbono complejos como los granos integrales (avena, quinoa y resto de cereales) porque, además de tener un efecto tranquilizante, nos proporcionan altas dosis de energía.

Y, para rematar la faena, puedes complementarlo con los nutracéuticos que hemos diseñado especialmente para reducir la ansiedad y aumentar tus niveles de energía: Aora día y Aora noche.

¿Te animas a probar?