¿Sabes ese momento en el que sientes hinchazón y piensas que has comido demasiado? Mejorar la digestión y conseguir que tu sobremesa sea agradable es uno de los objetivos de Aora Life, por eso vamos a darte unos tips para que empieces a aplicarlos ahora mismo.

Si tienes exceso de gases, estreñimiento, acidez, náuseas o dolor abdominal, este artículo va a ser tu salvación.

8 Rutinas diarias para mejorar la digestión

Aunque los grandes banquetes de Navidad nos pillen ya lejos, seguro que estas fiestas has tenido que echar mano de algún antiácido o de una tisana para ayudarte a calmar el posible dolor abdominal, los gases y pesadez de estómago después de una comida pantagruélica.

Quien más o quien menos hemos sufrido la incomodidad que provocan nuestros excesos en la mesa y para evitar que vuelvas a pasar por algo así, te proponemos una serie de rutinas que van a evitar estas molestias para siempre.

1. El horario para comer es importante

Si te saltas las horas de las comidas de manera habitual, tu organismo va a acusar el desorden y notarás que tu estómago no asimila bien los alimentos.

Mantener un horario regular en el que comer sin prisa favorece la digestión.

2. Comer sin prisa

Una buena comida masticada pausadamente evita las posibles indigestiones y favorece la sensación de bienestar.

Respetar la hora de la comida debe formar parte de nuestras responsabilidades y es una buena excusa para desconectar.

3. Consume fibra

Mejorar la digestión

La fibra mejora la digestión, regula el tránsito intestinal y evita el estreñimiento. Las frutas y las verduras son ricas en fibra y también algunos cereales como la avena.

4. La comida real y los alimentos saludables favorecen la digestión

Los alimentos ultraprocesados y la bollería industrial deberían estar fuera de la cesta de la compra ya que sacian rápido y de manera artificial.

Llevar una alimentación saludable con productos frescos, kilómetro cero y de proximidad es la garantía de que nuestro organismo reciba los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios, ya que los alimentos ricos en grasas y azúcares son más difíciles de procesar.

5. Beber abundante agua

El agua es uno de los factores que más influyen en la buena digestión y se recomienda beber pequeñas cantidades de agua varias veces al día.

6. Reduce el consumo de alcohol

Un consumo exagerado y habitual de alcohol afectará a nuestra digestión y al tracto digestivo pudiendo provocar graves lesiones como acidez, reflujo y gastritis.

No hay mejor bebida para acompañar tu comida que un buen vaso de agua natural.

7. Rodéate de paz

Algunas personas dicen que nuestro segundo cerebro está en el estómago y algo de razón llevan, porque las emociones estimulan los nervios de este órgano que se resiente con el estrés y la ansiedad.

Saber aprovechar nuestro tiempo de ocio es necesario para aprender a relajarnos.

8. Ejercicio suave

Dar un pequeño paseo de intensidad baja después de comer puede ser muy agradable y ayudará a que ejercitemos el cuerpo y la mente de forma saludable.

Como mejorar la digestion

Consejos para una buena salud digestiva

Nuestro aparato digestivo es complejo y contiene muchas partes que funcionan interconectadas como una maquinaria suiza. Hay que prestar atención en el caso de que se desequilibre.

Una buena salud digestiva tiene que ver con todo el sistema digestivo, incluyendo el tránsito intestinal con la microbiota y defensas adecuadas.

Son muchos los mitos que rodean a la digestión y siguen formando parte del acervo popular, pero afortunadamente ya están descatalogados. Por eso la buena información sigue siendo clave para aprender a cuidarnos.

Para entender y proteger nuestra salud digestiva primero tenemos que saber en qué consiste el proceso. Te lo contamos a grandes rasgos:

Imagina que los alimentos van pasando por una cinta transportadora.

Comenzamos en la boca. El cerebro recibe información sobre el olor y el sabor, aunque previamente tendrá grabada la imagen del plato. Posteriormente baja hacia el esófago, donde se producirá la peristalsis que lo empuja al estómago.

El bolo alimenticio se sumerge en un baño ácido en el estómago y de ahí pasará al intestino delgado donde se extraen las enzimas, grasas, proteínas e hidratos de carbono. En el intestino grueso se extrae la fibra y los hidratos de carbono y el resto se desecha a través del ano.

Nuestro organismo es una maquinaria perfecta, ¿no te parece?

En Aora Life siempre miramos por ti y por eso hemos desarrollado Aora Enzymax DuoBiotics, la mejor combinación de enzimas digestivas vegetales con el sistema Cap in Cap.

Cuéntame más sobre Aora Enzymax DuoBiotics

Las enzimas como ya te hemos comentado favorecen las digestiones, y los simbióticos (prebióticos más probióticos) ayudan a regular la flora intestinal y mejora nuestro sistema inmunitario

Una buena digestión significa un aumento de energía y eso hará que te sientas de maravilla y con ganas de comerte el mundo.