aoralife

¿Te levantas por la mañana sin ganas de hacer nada? ¿Ningún plan suscita tu interés? ¿El cansancio te persigue durante todo el día?

La falta de energía y vitalidad es un problema más común de lo que se suele pensar. Si bien es cierto que puede estar provocado por algunas enfermedades orgánicas, como la diabetes o la anemia, también hay muchos casos en los que se debe a unas rutinas inadecuadas. Y es en este segundo caso en el que vamos a centrar este artículo, porque si esta es tu situación, podemos ayudarte a dejar de lado esa falta de energía.

 

Causas y síntomas de la falta de energía

Al hablar de causas, nos referimos a todos esos hábitos de tu día a día que pueden estar siendo los causantes de tu falta de energía.

Dieta inadecuada: Es importante no saltarse comidas y asegurarse de consumir las calorías suficientes para mantener unos niveles óptimos de energía en nuestro cuerpo. De lo contrario, aparecerá la fatiga.

Sin embargo, comer en exceso también es perjudicial en este aspecto, puesto que estás obligando a tu cuerpo a realizar un trabajo extra durante el proceso de digestión.

Falta de sueño: Por supuesto, si no duermes a diario las horas necesarias para que tu organismo se recupere, seguirás arrastrando esa falta de energía y vitalidad.

Poca exposición a la luz: ¿Sabías que en la oscuridad nuestro cuerpo produce melatonina? Y ello, conlleva sensación de sueño y cansancio. Por eso, es importante que procures pasar tiempo al aire libre.

Hidratación escasa: No hidratarse bien es una de las causas más comunes de la fatiga. El organismo necesita estar bien hidratado para funcionar a pleno rendimiento. De ahí que se aconseje beber entre un litro y medio y dos de agua al día. De contrario el metabolismo se ralentiza y aparece el cansancio.

Falta de actividad física: Quizás pienses que si haces ejercicio te cansarás más. Nada más lejos. La actividad física acelera el metabolismo y hace el cuerpo cree su propia energía. Tras un largo paseo, seguro que te encuentras mucho mejor y con las pilas bien cargadas.

Estrés o ansiedad: El sobreesfuerzo mental de un ritmo de trabajo o de rutina diaria alto puede desembocar en un cuadro de estrés, lo que conlleva ciertas consecuencias físicas…entre ellas la falta de energía.

 

El cansancio asociado a todas estas causas, no es el único síntoma derivado de la falta de energía. Te listamos los más frecuentes:

  • Cambios de humor e irritabilidad.
  • Falta de apetito.
  • Problemas de memoria y concentración.
  • Disminución de la libido.
  • Apatía y falta de interés.
  • Jaquecas.

Desde luego, son síntomas muy molestos y muy a tener en cuenta. Por ello, es importante poner las medidas necesarias para que nuestra energía y vitalidad no decaigan.

 

Test para evaluar si tienes falta de energía

Si has llegado hasta aquí leyendo, seguramente te gustaría conocer qué niveles de energía tiene tu organismo. Te lo ponemos fácil con este test:

 

    1. ¿Eres creativo/a en tu día a día?

A.    ¡Mucho!

B.    No siempre.

C.    Casi nunca.

 

  1. ¿Te enfadas con facilidad y luego te arrepientes?

A.    Casi nunca.

B.    Pocas veces.

C.    A diario

 

  1. ¿Cuándo tienes una gran idea decides llevarla a cabo de inmediato?

A.    ¡Siempre!

B.    En ocasiones

C.    Casi nunca

 

  1. ¿Sufres dolores de cabeza continuos?

A.    No.

B.    Varias veces por semana.

C.    Casi a diario.

 

  1. ¿Sientes ilusión cuando alguien te propone un plan inesperado?

A.    ¡Sí!

B.    Algunas veces.

C.    Casi nunca.

 

MAYORÍA DE RESPUESTAS A: ¡Enhorabuena! Tus niveles de energía y vitalidad son óptimos. Mantenlos así.

MAYORÍA DE RESPUESTAS B: Te falta un pequeño empujón para que tu energía llegue a un nivel ideal. Trabaja en aquellas aptitudes en las que tus respuestas no hayan sido A.

MAYORÍA DE RESPUESTAS C: No lo retrases más. Cambia tus rutinas y pon solución a tu falta de energía. ¡Notarás la mejoría en poco tiempo!

 

5 consejos para aumentar tu energía y vitalidad

5 consejos para aumentar tu energia y vitalidad

A través de los siguientes consejos, te damos las claves para mejores esas rutinas diarias de las que venimos hablando a lo largo de todo este artículo y consigas así mantener tu organismo con unos niveles de energía y vitalidad idóneos.

 

  1. Dieta equilibrada: Es importante que hagas al menos tres comidas al día con unos horarios establecidos que has de procurar no saltarte. Evita alimentos muy grasos, así como el exceso de carbohidratos y de azúcares, que ralentizarán tu metabolismo. Y apuestas por alimentos ligeros y saludables, incluyendo en tu dieta la vitamina B6 (puedes encontrarla en el atún, las nueces o las legumbres, por ejemplo), que ayuda a disminuir la fatiga.
  2. Rutinas de sueño: En este caso también debes establecer unos horarios fijos y cumplirlos siempre que sea posible. Procura cenar al menos dos horas antes de acostarte para evitar que el proceso de la digestión sea un impedimento a la hora de conciliar el sueño. Y asegúrate de que las horas de descanso sean las necesarias para que tu organismo se recargue de energía (mínimo entre 7 y 8 horas diarias).
  3. Exposición a la luz solar: Como te comentábamos antes, es necesario que destines cierto tiempo al día para realizar actividades al aire libre. Eso ayudará a que tus niveles de energía se regulen.
  4. Hidratación adecuada: Ya te hemos comentado que lo ideal es beber entre un litro y medio y dos de agua al día, puesto que la deshidratación es uno de los principales causas de la fatiga y de la falta energética.
  5. Ejercicio físico: El ejercicio moderado ayudará a tu metabolismo a gestionar mejor sus niveles de energía. Además, si optas por actividades físicas relajantes, como el yoga, también reducirás tus niveles de estrés y ansiedad.

 

Y además de todo esto, recuerda que existen nutracéuticos que pueden ayudarte a aumentar tu energía y vitalidad de forma 100% natural.

Desde Aora Life, hemos desarrollado Aora Día y Aora Noche, ambos científicamente testados.

Aora Día aporta energía a tu día a día gracias a sus moléculas bioactivas estables, además de ayudar a reducir los niveles de estrés y ansiedad con su fórmula basada en el mejor complejo de antioxidantes y vitaminas para el desarrollo ideal de los procesos metabólicos.

Aora Noche, por su parte, ayuda a conciliar un sueño reparador y profundo. Con melatonina, antioxidantes y vitamina B6 entre sus componentes, combate el insomnio desde su raíz, lo que permite que el cuerpo recupere toda su energía durante la noche.

¡Quiero probarlos!