aoralife

 

¿Cuidas y ejercitas tu cuerpo? ¿Y tu mente?

Hay muchos factores que influyen en el deterioro de las capacidades cognitivas, como la edad, el estrés, la genética o la ansiedad, entre otros. Y, al igual que con el resto del cuerpo, también puedes prevenir y/o mejorar los síntomas de ese deterioro.

La memoria y la concentración, aunque no son lo mismo, van de la mano. Ambas necesitan de la otra para poder llevar a cabo su tarea con éxito.

Para poder entender mejor la relación entre ellas, es importante conocer las etapas de la memoria:

  1. Adquisición: Momento en el que una nueva información se codifica en nuestra memoria.
  2. Consolidación: La información adquirida en la fase anterior se almacena para que podamos tener acceso a ella en un futuro.
  3. Recuperación: Etapa en la que se recupera la información adquirida, ya sea a corto o largo plazo para hacer uso de ella.

¿Y dónde entra en juego la concentración?

En la primera etapa de la memoria. Al principio. La concentración es esencial para que esa información pase a la fase de consolidación. Si en el momento de adquirir un recuerdo o aprendizaje falla la concentración, habrá problemas a la hora de consolidar y mantener esa información.

 

Buenos hábitos para mejorar la concentración y la memoria

Como ya has comprobado, la memoria y la concentración no son lo mismo, pero van ligadas la una a la otra.

¿Qué puedes hacer para mejorar cada una de ellas?

MEMORIA: Hay tres hábitos que debes incluir en tu día a día, no solo para mejorar esta capacidad, sino también para prevenir posibles síntomas asociados con su deterioro.

  • Ejercicio intelectual: Sí, la mente también necesita ejercitarse. Igual que haces deporte para ejercitar tus músculos, debes aportar cierta actividad al intelecto para mantenerlo en forma. La lectura es uno de los mejores hábitos que puedes adquirir para ello, pero además, puedes incluir en la lista música, puzles, juegos de mesa, crucigramas… ¿Has probado alguna vez a sentarte tranquilamente a escribir cómo te ha ido el día o a resumir tu semana?

Hablamos de actividades que, además de ayudarte a mantener tu memoria, también son ideales para los momentos de ocio.

ejercicio intelectual

  • Sociabilización: Compartir momentos con personas que estén fuera de tu entorno diario, viajar, conocer nuevas culturas o hacer por conocer gente nueva, son estímulos que te ayudarán a mantener tu memoria activa ¡Y a disfrutar de tu tiempo libre!
  • Deporte: La actividad física es esencial para relajar la mente y darle ese oxigeno que tan necesario es para recuperar fuerza.

CONCENTRACIÓN: Toma nota también de qué hábitos debes adquirir para mejorar tu capacidad de concentración:

  • Organización: Planifica tus horarios, tus labores o tareas diarias, organiza tu día o tu semana por escrito e intenta cumplir con los objetivos. Todo será más fácil y evitarás ese estrés que produce la desorganización y el hecho de saltar de una cosa a otra sin orden ninguno.
  • Descanso: Tu cuerpo y tu mente necesitan descansar las horas suficientes para poder rendir al 100%. Fija unos horarios de sueño e intenta no saltártelos. Eso mejorará tu función cognitiva.
  • Fuera distracciones: Si estás en un momento en el que necesitas que tu concentración esté a pleno rendimiento, procura evitar las distracciones. Busca un lugar silencioso, ventilado y con buena luz. Y procura que no haya de por medio comida, bebida o la posibilidad de caer en distracciones tecnológicas tales como redes sociales o televisión.

Y, por supuesto, tanto para la memoria como para concentración, unos buenos hábitos alimenticios son esenciales. El pescado azul, las verduras verdes o los frutos secos, entre otros, poseen propiedades que te ayudarán desde dentro a mantener unos niveles de memoria y concentración adecuados.

También hay ciertas vitaminas que tu mente necesita para poder establecer un correcto proceso cognitivo a la hora de concentrarte, tales como la Vitamina D, la citicolina o la Vitamina B5, que aportan importantes beneficios a la capacidad intelectual.

Desde Aora Life, tenemos la combinación perfecta de vitaminas y otros componentes 100% naturales para mejorar la memoria y la concentración. Con Aqcognitive, avalado científicamente, podrás prevenir las posibles deficiencias nutricionales asociadas al deterioro cognitivo.

Quiero probar Aqcognitive