aoralife
El paso del tiempo provoca, de forma natural, el envejecimiento de la piel. A cierta edad empiezan a aparecer cambios en su aspecto que así lo demuestran, puesto que el riego sanguíneo y la renovación celular son más lentos y disminuyen los niveles de colágeno y elastina.

Pero no solo hay factores biológicos en este proceso de deterioro de la piel, sino que también existen factores externos que aceleran el envejecimiento de la misma y la aparición de líneas de expresión, arrugas o sequedad, entre otros signos.

Por ello, está en tu mano frenar en la medida de lo posible el envejecimiento prematuro de la piel y retrasar o minimizar sus consecuencias.

¿Te contamos cómo?

 

Causas de la piel envejecida

 

¿Sabías que se estima que solo el 20% de los factores que afectan al envejecimiento de la piel son biológicos? El resto, son causas externas que, dentro de tus posibilidades, deberías evitar. Vamos a ver algunas de ellas:

 

Exposición al sol: La radiación solar es muy perjudicial para la piel. Los rayos ultravioletas llegan hasta las capas más profundas y provocan graves daños, lo que se traduce no solo en un envejecimiento prematuro, sino también en posibles enfermedades o lesiones.

 

Temperaturas extremas: La exposición continuada tanto a altas como a bajas temperaturas también es uno de los factores reconocidos que aceleran el proceso de envejecimiento de la piel, ya que causan, entre otras cosas, pérdida de humedad o una menor capacidad regeneradora. Lo mejor es un clima templado y húmedo.

 

Contaminación: Los agentes nocivos presentes en la atmósfera también están asociados al envejecimiento prematuro de la piel. De hecho, está demostrado que sus signos aparecen mucho antes en zonas con alta polución.

 

Falta de sueño: No dormir las horas necesarias, provoca estrés oxidativo, lo que tiene como consecuencias falta de luminosidad en la piel, ojeras, arrugas más marcadas o sequedad, entre otras.

 

 Hábitos saludables para retrasar el envejecimiento de la piel

 

Además de intentar evitar someterte a los factores externos que comentábamos en el apartado anterior, lo ideal es que incluyas en tu día a día algunos hábitos saludables que te ayudarán a retrasar el envejecimiento de la piel y a mejorar su estado actual.

 

Hábitos saludables

 

  1. ALIMENTACIÓN: Llevar una dieta saludable es muy importante para todo lo referente al buen funcionamiento de tu organismo. Y la piel no podía ser menos. Las grasas saturadas, el alcohol y los azúcares refinados son sus peores enemigos, mientras que la vitamina C o los antioxidantes mejoran notablemente su estado.

 

  1. HIDRATACIÓN: La hidratación es importantísima para mantener una piel sana, eso ya lo sabes. Pero recuerda que no debe venir solo desde fuera, sino también desde dentro. Así que, recuerda beber suficiente agua durante el día (entre 6 y 8 vasos).

 

  1. EVITA EL TABACO: Contiene muchísimas sustancias tóxicas que afectan negativamente a la piel y aceleran su envejecimiento.

 

  1. PROTECCIÓN SOLAR: Has de proteger tu piel de la radiación del sol durante todo el año y a diario. No basta con aplicarse protector solo en verano cuando visitas playas o piscinas. Recuerda que el sol está siempre ahí y las zonas expuestas de tu cuerpo, aunque sea invierno, sufren un mayor deterioro si no están protegidas.

 

  1. EJERCICIO: La práctica habitual de deporte ayudará a oxigenar tu organismo y tu piel y retrasará el envejecimiento de la misma.

 

 

Ingredientes y suplementos para el envejecimiento de la piel

 

Es necesario tomarse en serio el cuidado de la piel para evitar o retrasar los efectos del paso del tiempo y de los agentes externos de los que hemos hablado en este artículo.

 

Además de todos los consejos que te hemos dado, actualmente también puedes encontrar en el mercado productos para utilizarlos como aliados frente al envejecimiento de la piel. Tanto de aplicación externa (como las cremas) como en forma de suplementos alimenticios, que actúan desde dentro.

 

Pero ¿Sabes qué ingredientes o elementos esenciales deben contener para que sean realmente efectivos?

 

Te listamos los más importantes a continuación:

 

  • Colágeno, aporta firmeza y elasticidad.
  • Elastina, una proteína formada por minerales y aminoácidos que ayuda a mantener la elasticidad de la piel.
  • Vitaminas de los grupos C y E. Protección antioxidante.
  • Minerales como el Zinc, que ayuda al crecimiento de las células y a la cicatrización.
  • Hialuronato sódico. Restaura la humedad natural de la piel, mejorando la hidratación.
  • Ceramidas, altamente hidratantes.

 

Desde Aoralife, hemos desarrollado Aora Antiaging para ayudarte con el cuidado de la piel. Se trata de un suplemento alimenticio avalado científicamente, 100% natural y con triple acción: Hidrata, protege del sol y tiene efecto antiedad.

 

¿Quieres saber más sobre Aora Antianging?