Cada vez escuchamos más hablar de la medicina integrativa, que nada tiene que ver con la medicina tradicional a la que estamos acostumbrados. Aunque es cierto que su principal objetivo es el mismo: Mejorar la calidad de vida del paciente y encontrar una solución para su problema. Sin embargo, la manera de hacerlo es radicalmente distinta, puesto que la medicina integrativa busca fomentar la autocuración del cuerpo a través de ciertas técnicas saludables o de la alimentación.

Se trata pues de fomentar la capacidad regenerativa del organismo para recuperar tanto el rendimiento físico como el mental del paciente.

En este artículo, te explicamos en qué consiste exactamente la medicina alternativa, cuáles son sus beneficios y algunos de los tipos (o terapias) más conocidos. 

 

¿Qué es la medicina integrativa? 

Como te avanzábamos en la introducción, la medicina integrativa busca el bienestar del paciente. Esto lo hace intentando dejar de lado la medicación o, en caso de que no sea posible, apoyando tratamientos medicamentosos con otro tipo de técnicas o dietas. 

Para ello, se basa en cuatro pilares fundamentales:

  • Aspecto fisiológico.
  • Aspecto psicológico.
  • Aspecto nutricional.
  • Aspecto social.

 

Trabajando en ellos, se pretende evitar todo aquello que debilita el sistema inmune del individuo y conseguir así esa calidad de vida esperada.  

Llegados a este punto, es importante aclarar que la medicina alternativa en ningún momento tiene como propósito dejar de lado a la medicina convencional. Se trata más bien de un apoyo orientado a la restitución de la salud, poniendo así a disposición del paciente todos los elementos posibles para su pronta recuperación o para la paliación de ciertos síntomas. 

Para ello, la medicina integrativa analiza de manera global las causas que determinan o influyen en las diferentes patologías y ofrece la posibilidad de reducir (y en muchos casos eliminar) algunos tipos de medicamentos, tales como antiinflamatorios o analgésicos, sustituyéndolos (o fomentando su efecto) por complejos nutricionales que ayuden al propio organismo y al sistema inmune en su lucha contra los síntomas que dichas patologías puedan estar provocando. 

Como ya habrás imaginado, una de las bases de la medicina integrativa es la correcta nutrición del individuo. El ritmo de vida que llevamos hoy en día, muchas veces evita que nos paremos a pensar en qué estamos comiendo y en si nuestra dieta es equilibrada y acorde a los requerimientos nutricionales de nuestro cuerpo. 

 

tipos de medicina integrativa

 

De este modo, el paciente se convierte en la pieza clave alrededor de la cual trabajar. Pero siempre sin prisas. No se busca el efecto rápido. Más bien lo contrario. Este tipo de medicina persigue, como ya hemos comentado en varias ocasiones, el bienestar y la tranquilidad del paciente. Por lo que una de sus máximas es no pretender incluir en la vida del mismo muchos cambios radicales de golpe. Se trata de conseguir ese cambio sin causar estrés. 

 

Tipos de medicina integrativa 

Hay muchos tipos de medicina integrativa. Unos más conocidos que otros. 

Vamos a enumerarte algunos de ellos que, seguro conocías, pero no sabías que se incluían en este campo.

 

  1. YOGA: Sus beneficios para el cuerpo van mucho más allá de la elasticidad, como piensa la mayoría de la gente. Esta práctica, entre otras cosas, reduce la presión arterial y la frecuencia cardiaca, mejora el proceso digestivo y fomenta la capacidad de coordinación y concentración.
  2. ACUPUNTURA: Consiste en insertar pequeñas agujas en partes estratégicas del cuerpo. Seguro que has oído hablar de ella. Se trata de una parte de la medicina tradicional china que, además de calmar el dolor en zonas localizadas, aporta otros beneficios como el fortalecimiento del sistema inmune o la reducción tanto de reacciones alérgicas, estrés o ansiedad.
  3. BIORETROALIMENTACIÓN: A pesar de su nombre, nada tiene que ver con la comida. Se trata de un procedimiento en el que paciente aprende a controlar voluntariamente algunas funciones de su cuerpo, tales como la presión arterial o la tensión muscular. Gracias a ello, se pueden mejorar notablemente los síntomas de afecciones tales como el insomnio o la ansiedad.
  4. COMPLEJOS NUTRICIONALES ESENCIALES Y NATURALES: Como te adelantábamos, una adecuada alimentación que aporte a tu organismo todo aquello que necesita es importantísima para el correcto funcionamiento de tu cuerpo. De todo tu cuerpo. Aquí los beneficios van desde la disminución de los niveles de colesterol, el aumento de energía y la mejora de capacidad del sueño, hasta el aumento de tu salud capilar pasando por el fomento de un sistema digestivo sano y fuerte.    

 

Y teniendo en cuenta todo lo que te hemos contado en este artículo, siendo conscientes de los grandes beneficios que aporta este tipo de medicina, en aoralife colaboramos estrechamente junto a Salud Integrativa, una plataforma pensada para difundir el conocimiento y el uso de la Medicina Integrativa en nuestro país.

Porque, para nosotros, tu salud es lo más importante. 

¿En qué podemos ayudarte?